En Colombia

Los antecedentes de nuestra Provincia Nazaret los encontramos en el año 1891, con la fundación del “Colegio Colombiano”, en Ciudad de Panamá, Departamento de Panamá. El P. Juan Miracle y el Hno Marcos Álvarez, de la Provincia de Cataluña, adscritos a la Delegación General de España, fueron los encargados de emprender esta obra. En 1897, el colegio pasa a depender de la Provincia de Cataluña. Pero la crisis política generada por los intentos separatistas de Panamá con relación a Colombia y los problemas de salud de los religiosos conllevó a que la comunidad saliera hacia Cuba en el año 1900.

Será hasta el año 1946, cuando comenzará a gestarse el proyecto escolapio en Colombia. En ese año, Obispo de El Socorro-San Gil, Ángel Ocampo, expresa al P. General Vicente Tómek su deseo que las Escuelas Pías estén en su diócesis. Por encargo del P. General, este llamado es atendido por la Provincia de Castilla, hoy Provincia Betania. El P. Provincial, Juan Pérez, liderará este proceso fundacional en persona, acompañado por el Hermano Indalecio Baña y los Padres Aurelio Isla, Eliseo Díaz, Antonio Ruiz y Atilano Gómez. A comienzos de 1948 se inicia la obra escolapia en El Socorro (Santander). Las dificultades de la diócesis para proveer las condiciones necesarias para el colegio y la tensa situación política desatada por el asesinato del líder político Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948 condujeron a la comunidad a desistir de sus esfuerzos por continuar allí.

En 1949, buscando afianzar la obra, la comunidad escolapia explora nuevos horizontes en Bogotá y Medellín: en 1949, se funda el Colegio Calasanz de Bogotá; y en 1950, el Colegio Calasanz de Medellín. En esta misma perspectiva, se proyectará la obra en otras ciudades: en 1953, se funda el Colegio Calasanz de Cúcuta; y en 1960, el Colegio Calasanz de Pereira. También se incursionará en otros campos de nuestro ministerio en Medellín: en 1961, se erige la Parroquia San José de Calasanz; y en 1970, se funda el Movimiento Laical Almatá.

Desde sus orígenes, se apostó por la formación como clave de sostenimiento y renovación de las Escuelas Pías en estas tierras, por ello, en 1953, se fundó el Seminario Calasanz, el cual funciona en la actualidad y a lo largo de su trayectoria ha cooperado y coopera en los procesos formativos de los formandos de otras demarcaciones de la Orden.

También desde su génesis, la Provincia Nazaret ha garantizado con fidelidad creativa que la escuela calasancia esté al alcance de los más pobres. En 1955, creó para ellos las Escuelas Pías de Medellín, las cuales se convirtieron luego en el Colegio Calasanz Nocturno que funcionó hasta el año 2003. En 1956, creó las Escuelas Pías de Bogotá que estuvieron abiertas hasta 1969. En 1969, se fundó el Colegio Cooperativo Calasanz, en la ciudadela Juan Atalaya en Cúcuta, que funcionó hasta el año 2012. En 1972, se funda el Colegio San José de Calasanz en Bogotá anexo al Seminario Calasanz hasta el año 1986, cuando es trasladado al barrio El Rincón, en la localidad de Suba, al noroccidente de la ciudad, donde funciona en la actualidad.

En 1995 se abren los Hogares Calasanz para atender a los niños de la calle en Pereira y en el año 2001 se abre el Centro Educativo Distrital Calasanz, en la localidad de Ciudad Bolívar, al sur de la ciudad de Bogotá. En 2004, se inicia en Medellín la obra educativa Alto de la Virgen, al servicio de los más pobres de la ciudad, a través de programas de educación no formal (apoyo escolar “Calasanz para todos”, educación inicial “Estrellitas Calasancias”, programa de becas).

En 2005, se crea la Fundación Educativa Calasanz, organización no gubernamental para la procura de fondos para nuestras obras de educación popular.

En Ecuador

Desde sus orígenes, en Ecuador, el trabajo con los más pobres en territorio indígena es, sin duda alguna, el rasgo más característico de nuestra presencia.

En el año 1963, el Arzobispo de Cuenca, Manuel de Jesús Serrano, visitó en Roma al P. General Vicente Tómek para solicitarle que asumiéramos la dirección de la escuela “Martínez Andrade”, en Cañar. El P. General lo remitió al P. Agustín Turiel, Provincial de Castilla, hoy Provincia Betania. El P. Provincial liderará este proceso fundacional en persona, acompañado por el Hermano Herasio Fernández y los Padres Enrique Serra y Laudelino Quijada. A finales de 1964, la comunidad escolapia asume la dirección de la escuela. En 1966, esta comunidad se asociará a la Viceprovincia de Colombia. Posteriormente se fundará allí el Instituto Técnico Superior Agropecuario Calasanz y también se asumirá la Parroquia San Antonio, de la cual estaremos a cargo hasta el año 2007(?). En 1974, en la población de Saraguro, se funda el Colegio Técnico Superior “Celina Vivar” y se asume la Parroquia San Pedro; en el año 2000, se abre la obra de educación no formal “Escuela para Todos”. En 1996, se funda la Unidad Educativa Calasanz en la ciudad de Loja que consta de colegio diurno, colegio nocturno y un instituto de formación pedagógica.

También en Ecuador, se ha apostado por cultivar las vocaciones como clave para la consolidación de la obra; por tal razón, en 1984, se funda la casa de formación en Cuenca y se asume la Parroquia San Sebastián; allí permaneceremos los religiosos hasta el año 2008(?), aunque la presencia escolapia la continúan los laicos escolapios, a través de la Fundación Laescu (Laicos Escolapios de Cuenca) que brinda un programa de educación no formal desde el año 2009. Retomando nuestra dinámica de cultura vocacional, reabriremos nuestra casa de formación en Loja, en el año 2013.

Creciendo juntos

El 21 de junio de 1956 fuimos constituidos como Viceprovincia de Colombia, dependientes de la Provincia de Castilla (hoy Provincia Betania) y teniendo como primer Superior Viceprovincial al P. Eliseo Díaz. Tras años de madurez, esfuerzo y vida fecunda, en 1994, el P. General, José María Balcells, nos erige como Provincia de Colombia-Ecuador, nombrando como primer Provincial al P. Jesús Fernández. Posteriormente, este servicio lo prestarán los Padres Mauricio Gaviria, Juan Jaime Escobar y Juan Carlos Sevillano, siendo este último nuestro actual Provincial. En 1997, se erige el Vicariato de Ecuador, desempeñándose como Superiores Mayores los Padres Jaime Guerra y Oswaldo Espinoza.

En 2012, como parte del proceso de reestructuración mundial que vive la Orden, en aras de revitalizar el carisma calasancio, iniciamos un nuevo proyecto como una sola demarcación. En la fiesta del Patrocinio de Nuestro Santo Padre, somos erigidos como Provincia Nazaret.

Durante todos estos años, los escolapios de Nazaret hemos sido fieles a las inspiraciones de San José de Calasanz, dedicándonos a los niños y los jóvenes, educándolos en Piedad y Letras, desde los más tiernos años. Ejercemos nuestro ministerio a través de colegios, parroquias y obras de educación no formal, impulsando simultáneamente procesos de formación laical.

En general, nuestras obras educativas se destacan por la formación integral que brindan a los estudiantes, en razón de lo cual, se conjugan con acierto la construcción de la identidad personal, la excelencia académica, el discernimiento vocacional y la formación en valores y en el compromiso ético.

Todos nuestros proyectos educativos, además de propender por la acertada síntesis en Fe y Cultura en nuestros educandos, están enmarcados en el horizonte de la gran finalidad de las Escuelas Pías: contribuir a la transformación de la sociedad, a través de los valores de justicia, solidaridad y paz.

En el aspecto vocacional, siempre la llamada de seguir al Señor al estilo de Calasanz, ha tocado el corazón de muchos jóvenes y adultos, que han apostado y apuestan por vivirlo en la vida laical y religiosa.

Nuestra opción por los pobres para educarles en caridad y calidad ha sido una constante. Hoy nos sentimos desafiados para continuar a su lado con una auténtica fidelidad creativa. Por eso, nuestro crecimiento está proyectado en dirección hacia ellos.